Los sindicatos de Epremasa llevan dos años de litigios entre ellos


Desde hace más de año y medio continúan los conflictos entre CSIF y los sindicatos de CCOO y UGT sin dar una solución a los trabajadores de la empresa provincial

La sucesión de conflictos en Epremasa tiene su origen en la queja interpuesta por los representantes de la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), hace más de año y medio, ante la aplicación de unas polémicas medidas, llevadas a cabo por el anterior comité de la Empresa de Gestión Integral de Residuos de la Provincia de Córdoba de Epremasa, que, según el sindicato independiente, beneficiaría directamente a los miembros del anterior comité de empresas -en su mayoría constituido por miembros de Comisiones Obreras (CCOO)-. No es el único motivo del enfrentamiento entre ambos sindicatos. A éste se le une la denuncia interpuesta por CCOO y la Unión General de Trabajadores (UGT) ante unas supuestas irregularidades en las pasadas elecciones de representantes sindicales. Unos comicios que finalizaron con cuatro miembros del CSIF de entre los cinco representantes.

camiones de Epremasa
Camiones de Epremasa. /Foto: roturban.com

En lo referente a las medidas del anterior comité de empresa, según el propio CSIF, beneficiaban de forma directa a los miembros de este organismo. En concreto, estas disposiciones estarían referidas a un plus de transporte que cobrarían los representantes sindicales de este comité y el aumento del sueldo del presidente del mismo. Éstas eran decisiones que, según la Central Sindical Independiente, perjudicaban gravemente a los trabajadores de la empresa provincial.
En cuanto a las elecciones. En enero del 2016 Epremasa celebraba elecciones sindicales. Estos comicios finalizaron con la elección de cuatro miembros del CSIF y un representante de CCOO. Ésto suscitó otro motivo más de conflicto, ya que la Unión General de Trabajadores, junto a Comisiones Obreras, reclamó judicialmente que estas votaciones quedasen impugnadas por presuntas irregularidades en el citado proceso. Tras ésto, y lejos de solucionar el pleito, el actual comité de empresa presentó ante el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla) un acuerdo para anular estas medidas.
Ya en marzo, el conflicto relacionado con las elecciones podría haber encontrado una solución, ya que un juez publicó un laudo arbitral en el que desestimó las quejas interpuestas por CCOO y UGT, dándole legalidad a los comicios. Sin embargo, frente a esta resolución, los sindicatos reclamantes interpusieron una nueva queja ante el Juzgado de los Social. Así, llega una respuesta en agosto en la que el juez da la razón a los denunciantes. Según el acta del juzgado, “la constitución del comité de empresa durante el proceso de impugnación fue prematuro e ilegal”. Además, esta resolución también podría anular las medidas interpuestas en el Sercla. Según ha confirmado CCOO, “los representantes electos no gozaban de legitimación para la adopción de acuerdo siendo el mismo ilegal”.
A día de hoy, CSIF sigue a la espera que el 19 de septiembre se ratifique el laudo arbitral que avale la legalidad de las elecciones. Por su parte los sindicatos CCOO y UGT se escudan en el último acta publicado por el Juzgado de lo Social. Los trabajadores siguen siendo los principales afectados de esta guerra sindical.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here