La Diputación se constituye con el reto de evitar la despoblación


El socialista Antonio Ruiz es reelegido como presidente de la institución provincial con 16 votos a favor, los de su partido e IU

corporación provincial córdoba
Diputados provinciales tras la constitución de la Diputación. / Foto: LVC
corporación provincial córdoba
Diputados provinciales tras la constitución de la Diputación. / Foto: LVC

Evitar el éxodo rural. Ésa fue una de las intenciones más repetidas, aunque hubo otras muchas, en los discursos que se escucharon este viernes por parte de los representantes públicos en la Diputación Provincial de Córdoba durante el Pleno en el que se constituyó la institución y en el que Antonio Ruiz (PSOE) fue reelegido como presidente con 16 votos a favor de los 27 emitidos por otros tantos diputados. Al acto asistieron, entre otros, el alcalde de Córdoba, José María Bellido; el obispo, Demetrio Fernández, y la secretaria general del PSOE en Andalucía, Susana Díaz.

Antonio Ruiz indicó que “debemos apostar por plantear una acción conjunta” del Gobierno central, Junta, Ayuntamientos y Diputación destinada a evitar la despoblación para que quienes viven fuera de los grandes núcleos urbanos dispongan de oportunidades. Para ello, habló de la necesidad de que sean accesibles los servicios públicos y que haya empleo de calidad. Así, indicó que habría que diseñar un plan que permita conocer las causas que originan esa despoblación y fomentar un “mayor equilibrio territorial” entre zonas urbanas y rurales y un crecimiento sostenible e inteligente en núcleos de población más pequeños.

El presidente de la Diputación se comprometió en su discurso también a facilitar el diálogo con todos los grupos y a que la institución que preside sea una “casa abierta” a todos los cordobeses en la que las exigencias de los alcaldes “sean nuestra prioridad”. En esta línea, indicó que la colaboración con los ayuntamientos “debe seguir siendo un pilar básico de esta institución”. Desde su partido, el portavoz, Esteban Morales, indicó que en el PSOE “vamos a ser reivindicativos con el Gobierno de la Administración autonómica”, pero también con el Central “porque sufrimos déficit de inversiones de otras administraciones”. Morales adelantó que será necesario “armarse de imaginación y valentía” para afrontar los nuevos retos que se plantean.

Al problema de la despoblación de las zonas rurales se refirió también la portavoz del grupo del PP, María Luisa Ceballos, como “uno de los retos más importantes” del mandato que comienza y que durará hasta 2023, y ese reto se superará con “el trabajo de todos los que aman su pequeño pueblo”, señaló Ceballos. Aunque fue más allá en su intervención. Deseó y pidió al nuevo gobierno (formado por PSOE e IU) que esta nueva etapa esté plagada de “sentido común y buenas decisiones porque de la labor de este gobierno depende en gran medida el futuro de los municipios de la provincia”. A ellos les pidió, por ello, “altura de miras”.

Para ello, el PP va a ejercer la oposición con “rigor honestidad y responsabilidad, velaremos por el interés general por encima de colores políticos”, se comprometió Ceballos, quien consideró que las herramientas que da la Diputación Provincial deben servir para mejorar la vida de los cordobeses y no ser “un instrumento al servicio de quien gobierna”. También habló la portavoz popular de luchar contra el desempleo así como de darle calidad de vida a los mayores en su vejez y contar con los jóvenes en las decisiones que se tomen.

Por parte de IU, Francisco Ángel Sánchez también hizo un llamamiento para evitar que “jóvenes preparados se marchen de sus pueblos ante la falta de oportunidades”. “No podemos permitirnos esta sangría”, aseveró durante su discurso, en el que también habló de diversidad, de la necesidad de la igualdad real de hombres y mujeres y del proceso de desindustrialización. “La entrada de IU en el gobierno de la Diputación garantiza políticas de izquierdas para acabar con la explotación laboral”, dijo Sánchez, quien también se refirió a la “memoria democrática”.

Miguel Ángel Castellano, de Ciudadanos, aseguró que su partido quiere “devolver a la sociedad parte de lo que nos ha aportado, trabajaremos por construir una sociedad más justa e igualitaria”. Asimismo, indicó que “venimos para consensuar soluciones para los grandes retos de la provincia”. La lucha contra la despoblación, defensa de agricultura y ganadería, formación y empleo, atraer inversiones a las distintas comarcas, apostar por la cultura, medio ambiente y políticas reales de igualdad así como de juventud “que están abandonadas”, según dijo, fueron algunos de los objetivos que citó. La intención de su partido es la de “proyectar nuestra provincia hacia el futuro”, y para hacerlo solicitó al presidente de la Diputación que “gobierne para todos los ayuntamientos sean del color político que sean”.

El representante de VOX, Rafael Saco, señaló en su discurso que la Diputación tiene que administrar la provincia con independencia del signo político en las Alcaldías de los pueblos, por lo que su partido estará “vigilante” para que haya transparencia. VOX, dijo, será la voz de “miles de de cordobeses a los que hasta ahora nadie había escuchado” y pidió respeto a todas las ideas “sin aislar con cordones sanitarios”.

Antes de que los portavoces de los grupos provinciales pronunciaran sus discursos, los nuevos diputados juraron o prometieron su cargo sobre la Constitución y, en algunos casos, también sobre la Biblia. Solo tres diputados fueron más allá del mero “prometo” o “juro” para hacerlo por la República y otros asuntos, en el caso de Alba Doblas (IU); por la igualdad y la diversidad, como hizo Ramón Hernández (IU); o por España, en el caso de Rafael Saco (VOX).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here