La guerra civil en Baena (y mucho más) en una exposición

35

La muestra, organizada por la asociación cultural Iponubensis, abarca el periodo comprendido entre 1931 y 1941

La asociación cultural Iponubensis ha organizado una exposición sobre la guerra civil en Baena que se puede visitar en la nueva sala de exposiciones del Museo Histórico y Arqueológico municipal que va más allá del relato de lo ocurrido entre 1936-1939. El presidente de este colectivo, el historiador José Manuel Cano de Mauvesín señala que un valor añadido que tiene esta muestra es la contextualización de los hecho ocurridos en torno a la contienda para una mejor comprensión de los mismos. Así, el periodo abarca de 1931 a 1941, como es el caso del ambiente que se vivía en la localidad con anterioridad al inicio de la guerra, como es el caso de “los problemas religiosos y sociales” que había en Baena, o de la posición de la CNT en contra de la segunda República, “para que vean que hay unos previos que explican el ambiente que había”.


El objetivo, según Cano de Mauvesín es demostrar que “se puede tratar temas sin ánimo revanchista, y que cada uno saque sus conclusiones”. Como ejemplo expone la destrucción del patrimonio artístico, “que en la provincia fue del 40 por ciento y que es irremplazable”. Ante esto se pregunta “qué se ganó con destrozar una escultura o quemar un archivo”, aunque responde que “no hay una respuesta porque nadie se siente orgulloso”.
El presidente de Iponubensis señala que con esta exposición, que lleva por título Hubo en Baena una guerra, y que cuenta con la colaboración de la Diputación Provincial y del Ayuntamiento de Baena, se ha incorporado un concepto nuevo, como es el de exposición abierta; esto es, que desde que se inaugurara a finales del año pasado ha cambiado su disposición y se han incorporado constantemente nuevas piezas gracias a las donaciones, lo que hace que los visitantes repitan varias veces para conocer las novedades. “La pasada semana llegó un Estatuto de los Trabajadores de 1933 y un ejemplar de la Constitución de 1931, un peine de balas y material de las trincheras de la estación de Luque”, explica su responsable.
Por esto, Cano de Mauvesín añade que “el bombo se lo vamos a dar a la clausura”, que tendrá lugar el 17 de febrero, ya que en ese día habrá en la exposición más piezas que el día de la inauguración. Además, se espera contar con un grupo de Granada, entre otras sorpresas. La muestra cuenta con la asesoría militar del coronel Patricio Hidalgo y el material expuesto procede de las colecciones de Juan Manuel Fernández Delgado, Mauvesín y Serrano, además de documentos, pinturas y fotografías procedentes de diversos archivos públicos y privados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here