Aceptan seis meses de cárcel por intentar vender dos efebos romanos


La pena les ha sido impuesta, tras llegar a un acuerdo defensa, fiscalía y acusación antes de celebrarse la vista oral

Efebos
Efebos romanos./Foto: LVC

Los dos hermanos vecinos de Pedro Abad a los que se iba a juzgar este jueves por intentar vender ilegalmente dos estatuas de bronce de época romana que representan a dos efebos y de los que se apropiaron se han declarado culpables y han aceptado una pena de seis meses de prisión por tenencia ilícita de las estatuas halladas en una finca de la citada localidad.
Esta pena, según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas al caso y ha adelantado ‘Diario Córdoba’ en su edición digital, les ha sido impuesta, tras llegar a un acuerdo defensa, fiscalía y acusación antes de celebrarse la vista oral en el Juzgado de lo Penal número uno de Córdoba, en la que también se les iba a juzgar por la presunta comisión de un delito de contrabando en grado de tentativa por, presuntamente, intentar vender dichas esculturas en el mercado negro, acusación ésta última que ha sido retirada finalmente.
Así, con la conformidad alcanzada, los dos hermanos, junto con otros dos acusados, que eran los presuntos compradores, han evitado la condena a pagar diez millones de euros, que conllevaba una pena subsidiaria de un año de cárcel en caso de no pagar, mientras que ahora se les ha condenado a los citados seis meses de prisión, cuando en un principio el fiscal pedía dos años y dos meses de prisión para cada uno de los procesados, además de la citada cantidad.
Fueron agentes de la UDEV de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Jaén los que recuperaron a principios de 2012 las dos estatuas de bronce, valoradas en unos seis millones de euros cada una de ellas, tras ser intervenidas en la finca de Pedro Abad propiedad de los dos hermanos.
Se trata de dos representaciones masculinas del siglo I d.C. que podrían formar parte del grupo escultórico de Castor y Polux y que presuntamente eran ocultadas por los dos acusados, que pretendían vender las piezas en el mercado negro por la mitad de su valor. La tasación se ha realizado en base a la venta de una pieza similar en 2007, llevada a cabo en una casa de subastas, en la que una sola pieza alcanzó los 28 millones de euros.
En este sentido, los agentes tuvieron conocimiento en enero de 2012 de un importante expolio en un yacimiento arqueológico de Alcurrucén, zona ocupada en su día por villas y necrópolis y próxima a la citada finca. Con las pesquisas posteriores se identificó a los presuntos mediadores y cómplices que pretendían vender las piezas, así como a los receptores de las mismas y localizar el lugar donde se ocultaban las dos estatuas, según detalló en su momento el Cuerpo Nacional de Policía.
Por tanto, con la información obtenida, los agentes recuperaron las piezas y evitaron así su venta ilícita, además de detener en aquellas fechas a uno de los hermanos e investigar a otras dos personas, el otro hermano y un mediador. Según concretó en su día la Policía Nacional, las estatuas iban a ser vendidas a un comprador italiano a través de intermediarios que operaban desde Jaén y Sevilla, el primero con antecedentes por hechos similares.
En concreto, la Policía señaló que las estatuas supuestamente iban a ser restauradas y vendidas a una colección particular, de hecho, “estaban intentando autentificar la piezas mediante la preparación de documentación en Italia, a fin de que pudieran ser vendidas en casas de subastas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here