Fernando Priego: "Para mí, lo primero es siempre la Alcaldía"


Priego
Fernando Priego./Foto: LVC

Con 29 años fue elegido alcalde de Cabra, convirtiéndose en uno de los regidores más jóvenes del país. “Hemos pasado de ser un Ayuntamiento que subía impuestos a bajarlos; que tenía seis millones de déficit y ahora tiene dos de superávit; que paga sus facturas en 20 días; y que ofrece más y mejores servicios públicos a los ciudadanos”. Los logros que pone de relieve Fernando Priego han sido reconocidos por sus conciudadanos que, en las últimas elecciones municipales, le otorgaron una abrumadora mayoría de votos. Senador por Córdoba, en la siguiente entrevista el regidor de los egabrenses valora el momento actual de su ciudad, los retos que tiene por delante y los activos que posee uno de los municipios más importantes de Córdoba y su provincia.
-¿Cómo llega a la política?
Fernando Priego./Foto: LVC

-Me acerqué al Partido Popular por una concentración que hubo ante la banda terrorista ETA, por el secuestro de Miguel Ángel Blanco. Fue el primer contacto que mantuve, en este caso con Nuevas Generaciones del PP en Cabra y, a partir de ahí, me sumé a su proyecto político juvenil. Siempre me había interesado por temas políticos -porque la política inunda nuestra vida cotidiana y es necesario que todos estemos informados de lo que hacen nuestros gestores públicos-. Por ese compromiso y por la libertad que mantenía y mantiene decidí ingresar en el PP.
-¿Cómo se desarrolla el proceso desde que entra en el partido hasta que se convierte en uno de los alcaldes más jóvenes de España?
-Me ilusioné con el proyecto del PP, que desde la política intenta mejorar la vida de los ciudadanos. Nos ha tocado gobernar en momentos muy duros. A mí, por ejemplo, me tocó en un momento muy duro en Cabra. Y hemos conseguido rescatar a España de la crisis en dos ocasiones. A través de los esfuerzos colectivos de la ciudadanía y de las decisiones políticas (a veces mal explicadas, pero bien adoptadas), hemos conseguido ser la economía crece de Europa y la que más empleo genera. Por eso ha sido un proceso ilusionante. He ido trabajando en diferentes responsabilidades orgánicas del partido en las que me han dado oportunidad. llegué a la Alcaldía de Cabra con una edad corta (29 años), pero con un trabajo desde la oposición, serio y responsable, que supieron valorar los vecinos de Cabra. Pasamos de ser la última fuerza política a ser la más votada, sin mayoría absoluta. A las siguientes elecciones, después de un intenso trabajo y cuatro años muy complicados donde sacamos al Ayuntamiento de la quiebra, los ciudadanos nos dieron un amplio respaldo. Ha sido un proceso muy trabajado y, sobre todo, en el que hay detrás un gran equipo de egabrenses ilusionados por mejorar su ciudad, que me han acompañado, me acompañan y lo seguirán haciendo.
-Tras ganar esas primeras elecciones, cuál fue su primer sentimiento.
Fernando Priego./Foto: LVC

-El peso de la responsabilidad y la incertidumbre por sacar a un Ayuntamiento de tenía más de seis millones de facturas sin pagar; que pagaba a año y medio; que a pesar de haber subido un diez por ciento los impuestos, en los últimos cuatro años, lo habían conseguido arruinar. Había que adoptar medidas que a ningún político le gusta tomar, pero que nos pusieron en el camino correcto. Hemos pasado de ser un Ayuntamiento que subía impuestos a bajarlos; que tenía seis millones de déficit y ahora tiene dos de superávit; que paga sus facturas en 20 días; y que ofrece más y mejores servicios públicos a los ciudadanos. La clave de un Ayuntamiento es ser eficiente en la gestión, para no cobrarle de más a sus vecinos, y generar buenos servicios públicos. Y en eso estamos. El avance ha sido importante.
-¿Qué le hace falta a Cabra?
Fernando Priego./Foto: LVC

-Como al conjunto de municipios del interior de Andalucía, una apuesta decidida -por parte de las administraciones que tienen ámbito competencial- un importante impulso para su desarrollo. Para ello hace falta que las políticas activas de empleo de la Junta de Andalucía se pongan en marcha y, con una especial incidencia, en el medio rural. Cabra es una ciudad media, por eso tiene unas ventajas pero adolece de la problemática de los pequeños municipios del interior. Necesitamos una apuesta decida por las infraestructuras. Llevamos 20 años de promesas incumplidas con la Autovía del Olivar, un eje transversal que es imprescindible para el desarrollo económico de la zona. Esas políticas que debería hacer la Junta vienen financiadas por el Gobierno de España y por Europa y son incapaces de gastar el dinero y tienen que devolverlo. Porque todos sabemos lo que se ha hecho con el dinero público. Se ha gestionado mal, con importantes sospechas de corrupción que están siendo juzgada.
-Y el paro.
Fernando Priego./Foto: LVC

-Cabra, como toda Andalucía, tiene un problema de paro. Bien es cierto que en menor medida que otros municipios. Hay 1.500 personas que quieren trabajar y no pueden hacerlo. Y ahí el Ayuntamiento tiene que destinar todos sus esfuerzos, aun no siendo competente. Pero insisto en que no seremos eficientes, si no recibimos el respaldo de la administración autonómica, que es quien tiene las competencias en las políticas activas de empleo. Necesita el despegue económico con unas administraciones que le hagan la vida más fácil. Para ello el Ayuntamiento está tomando medidas fiscales, de refuerzo de las subvenciones a los emprendedores, y de mejora de las infraestructuras. Este año tenemos un aumento de un 40 por ciento en inversiones públicas, que generan empleo y calidad de vida. Es una ciudad donde se vive bien, pero que hay que seguir impulsándola.
-¿Por qué no se ha realizado la Autovía del Olivar?
-Por dejadez de la Junta de Andalucía. Por una falta de apuesta por vertebrar el interior del territorio. Son 20 años y este país ha pasado por épocas de crisis, pero también de bonanza. Y en ninguna de ellas se ha hecho. En las de crisis puede ser entendible, pero en las de crecimiento tampoco la habido desde el año 97. Es la demanda más antigua del interior de Andalucía. Lo ves año tras año en los presupuestos y cómo votan en contra de las propuestas del PP. Y es una de las carreteras con más siniestralidad de nuestra tierra. Han sido insensibles para desarrollar ese eje.
-Desde fuera, Cabra da una gran impresión de avance.
Fernando Priego./Foto: LVC

-Cabra tiene una riqueza endógena, que viene marcada por el carácter de su gente. Los egabrenses son personas honestas, trabajadoras y muy preparadas. Yo he estado con inversores de fuera, que han venido a poner sus empresas en Cabra y me han manifestado su agradable sorpresa por la profesionalidad, la capacidad de esfuerzo y la honradez de su gente. Tenemos, además, un olivar extraordinario, una importante agroindustria, que está llevando el nombre de Cabra al mundo entero. Pero es que, además, tenemos una huerta y una vega, que es fundamental y que, a través de la agricultura ecológica, está volviendo a coger impulso.
-También hay servicios.
-El Hospital Provincial Infanta Margarita supuso un revulsivo para el municipio. Nos hemos convertido en la capital sociosanitaria del sur de la provincia de Córdoba. También el sector servicios que se ha desarrollado alrededor. Tenemos un centro comercial abierto, de calidad y confianza. Una ciudad viva, dinámica y con cierto aire capitalino, sin perder la esencia de ciudad media que somos. Y que tenemos que seguir potenciando. También, desde el punto de vista turístico, es una ciudad milenaria. Tiene tres fiestas declaradas de Interés Turístico Nacional. Un patrimonio histórico-artístico y gastronómico muy importante. Y unos recursos naturales envidiables: somos la ciudad del agua, la puesta de entrada al Parque Natural de la Subbética.
-Cuando camina por la calle, qué percibe de sus paisanos.
-La gente de Cabra está muy preparada, es respetuosa y los egabrenses nunca se equivocan a la hora de decidir, pensar y opinar. Somos un Ayuntamiento transparente y, por tanto, los vecinos de Cabra son plenamente libres de manifestar sus opiniones sobre la gestión del Consistorio. Personalmente, lo que siento es el cariño y el reconocimiento de los ciudadanos. A unos les gustará más o menos, como es normal.
-¿Cómo se ve Córdoba desde Cabra?
-Como ese lugar de encuentro que, lamentablemente, está perdiendo oportunidades para poder promocionarse. Es una ciudad universal y, sin embargo, el gobierno municipal no es capaz de entenderlo y de ponerse a trabajar para resolver los problemas de los cordobeses. Los egabrenses cuando venimos a Córdoba nos sentimos como en casa. Lo que sí notamos es que la provincia es la gran desconocida. Y, desde aquí, quiero aprovechar para invitar a los habitantes de esta maravillosa ciudad a que salgan de la capital y -sin necesidad de tener que recorrer muchos kilómetros- conozcan la riqueza de los municipios que hay en Córdoba, que es mucha. Es una ciudad que podría avanzar mucho más rápido, si no fuera por un gobierno municipal que parece que está más pendiente de resolver sus propias crisis que de los problemas de los cordobeses.
-También es senador, cómo fue.
-Lo viví con mucha ilusión. No lo esperaba y lo acepté porque entiendo que tenemos una responsabilidad con esta provincia y porque es compatible con la Alcaldía. Para mí, lo primero es siempre la Alcaldía y, luego, cualquier otro tipo de trabajo que podamos desarrollar. Dar voz a los egabrenses y a los cordobeses en el Senado está siendo positivo. Por centrarme un poco en mi ciudad, se ha conseguido -después de un trabajo muy duro- casi un millón de euros para resolver los problemas de la Ladera de la Villa, la muralla de Cabra; y se ha conseguido la obra de encauzamiento del Río Cabra por el casco urbano (cuatro millones de euros). Mis compañeros y yo estamos muy centrados en Córdoba. Trabajar por mi ciudad y mi provincia es mi motor político, y lo hago con suma responsabilidad y como un honor.
-¿Cómo es el salto de la política municipal a la nacional?
Fernando Priego./Foto: LVC

-Un poco impactante. No son los mismos procedimientos, no es igual. Sigo con mucha ilusión y responsabilidad, trabajando por Córdoba.
-Existe la percepción en la sociedad de que en el Senado se toman menos decisiones.
-No es realmente así. Es cierto que el protagonismo político lo tiene el Congreso de los Diputados, pero no es menos cierto que hay una intensísima labor legislativa en el Senado. Y de preocupación por los asuntos territoriales del país. Es una cámara desconocida por parte de la ciudadanía, que cumple un papel fundamental de reflexión serena y de control del Gobierno. Cada vez son más las personas que vienen a visitarnos y ése es el reto que nos queda a los senadores, explicar el trabajo que hacemos.
-Con qué momento, como alcalde y senador, se queda.
-Como senador, no por algo de gusto, pero creo que el momento más intenso y de trascendencia política, la votación de la aplicación del artículo 155. Sabíamos que, sin ser del gusto de nadie, era necesario. Como alcalde, día a día, porque me gusta relacionarse con mis vecinos. Los recibo en el despacho y salgo a la calle. Vivo con ellos momentos de tremendas emociones. Algunas buenas -cuando se soluciona el problema de alguna persona-. Y otras desde la impotencia de no poder ayudar, porque son situaciones que se escapan de la competencia de un alcalde. Hay muchos momentos a lo largo del año. Lo que más se sufre y más se disfruta es lo que no se ve.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here