Provocación republicana en el Ayuntamiento de Nueva Carteya


Carteya
Bandera republicana en el balcón del Ayuntamiento de Nueva Carteya./Foto: LVC

El artículo 4.2, de la Constitución señala que “las banderas y enseñas propias de las comunidades autónomas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales”. Y lo mismo sucede con las enseñas de ayuntamientos y otras corporaciones. Es más, el artículo 6 de la ley 39/1981 (normativa que comienza recordando la composición de la enseña), establece que “cuando se utilice la bandera de España ocupará siempre lugar destacado, visible y de honor”. Y, “si junto a ella se utilizan otras banderas, la bandera de España ocupará lugar preeminente y de máximo honor (en uno de los dos lugares centrales si el número es par y en el central, en caso de ser impar) y las restantes no podrán tener mayor tamaño”.
Estas consideraciones vienen a colación de lo sucedido el pasado sábado en la localidad de Nueva Carteya. Y es que la conmemoración de la declaración de la segunda república sirvió para que, en las rejas del balcón del Ayuntamiento del municipio, se permitiese por parte de las autoridades locales, que encabeza el alcalde de Izquierda Unida Vicente Tapia, que se colocara una gran bandera tricolor.
Si bien es cierto que en la antedicha Ley (artículo 8) solo se prohíbe, de forma expresa, “la utilización en la bandera de España de cualesquiera símbolos o siglas de partidos políticos, sindicatos, asociaciones o entidades privadas”; ésta expresa en su artículo 5 que, “cuando los Ayuntamientos y Diputaciones o cualesquiera otras Corporaciones públicas utilicen sus propias banderas, lo harán junto a la bandera de España en los términos de lo establecido en el artículo siguiente”. Un vacío legal que, como se ha visto en otros lugares de la geografía española, permite que se haga un uso particular de las enseñas.
No obstante, en el caso del Ayuntamiento de Nueva Carteya la tricolor no ondeaba. Un detalle de relevancia, a tenor de la normativa. Aunque llama la atención que, a diferencia de lo que sucedió en Semana Santa, la bandera haya pasado de presidir la sede del partido del alcalde a hacerlo -por unas horas- en la del consistorio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here