Los alcaldes del PP, preocupados por los trabajadores de la ayuda a domicilio


Molina afirma que es "otra forma de asfixiar a los ayuntamientos, que ya de por sí asumen muchas políticas y muchos gastos que no son de su competencia"

Los alcaldes del Partido Popular de Córdoba se han mostrado “preocupados” por la repercusión en los ayuntamientos y en los trabajadores de la ayuda a domicilio para personas dependientes la nueva normativa impuesta por la Junta de Andalucía. Así lo han manifestado en la mañana de hoy en una reunión del Consejo de Alcalde del PP cordobés en el que ha participado el presidente de los populares, Adolfo Molina.

Consejo de alcaldes del PP.
Consejo de alcaldes del PP. /Foto. LVC

“Es un clamor de los alcaldes y de las corporaciones locales las enormes sombras que todavía tiene la nueva normativa sobre la financiación de la ayuda a domicilio que la Junta aprobó este verano -dice Molina- y que supondrá una nueva forma de asfixiar a los ayuntamientos”. Esas novedades pasan porque ahora se establecerá el pago de la financiación para prestar la ayuda a domicilio una vez prestado el servicio y justificado. “En la práctica se trata de que los ayuntamientos adelanten el dinero y tengan suficiencia presupuestaria anual para hacer frente a un servicio que es competencia de la Junta”, dice Molina.

“Esto va a generar una nueva carga en los ayuntamientos y diputaciones que no tienen garantías de cobro mensual, y además establece un método de justificación complejo para los  municipios de menos de 20.000 habitantes se supedita el cobro a la justificación en tiempo y forma de todos los de su provincia, y además se elimina la financiación de los gastos administrativos que recaen en su totalidad en las corporaciones locales”, considera el presidente del PP de Córdoba.

En cuanto al precio establecido por hora, ahora se limita el máximo pero no el mínimo, de manera que la Consejería “se despreocupa de la calidad del servicio y de las condiciones laborales de las personas que lo desarrollan”. “Parece que la Junta prefiere mirar para otro lado cuando se trata de las condiciones laborales de los trabajadores”, dice. Además también recae en los ayuntamientos los gastos de sustituciones, bajas laborales y vacaciones de estos trabajadores. “Todo esto es sin duda un nuevo ataque al municipalismo, otra forma de asfixiar a los ayuntamientos que ya de por sí está asumiendo muchas políticas y muchos gastos que no son de su competencia”, afirma Adolfo Molina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here