Subir
La estremecedora profecía de Iván Fandiño

El torero escribió una carta de despedida dos años antes de su muerte, por la cogida en la plaza francesa de Aire-Sur-l’Adour

Publicado por Blas Jesús Muñoz el 10/8/2017 a las 9:45
Fandiño
Iván Fandiño./Foto: Radio Llodio

Iván Fandiño toreó tres veces en la provincia de Córdoba. Villanueva, Almedinilla (donde inauguró junto a Ruiz Miguel la plaza) y Pozoblanco atestiguaron la verdad de un diestro, que nunca llegó a derrochar su arte en el coso de los Califas. El de Orduña era un hombre especial y no porque su muerte en los ruedos lo elevara a la categoría de mito, sino porque en el silencio de una habitación de hotel gestó su leyenda en silencio, en la soledad del escritor (sí, lo han leído bien) que escribe el capítulo final de su vida dos años antes de que suceda.

Cuando Fandiño toreó en Pozoblanco en septiembre de 2015, su carta de despedida llevaba tres meses escrita. Y es que el día de San Isidro de 2015, en una suite de Madrid, el León de Orduña relató su adiós en una habitación de hotel. Fue en el décimo aniversario de su alternativa y cuando se encerró con seis toros en Las Ventas. Fandiño había revolucionado a la capital del mundo de la tauromaquia, la plaza más exigente, la misma que colgó el cartel de ‘no hay billetes’. Y, sin embargo, se sentía “vacío”. Sabedor de que el final estaba más cerca de lo que nadie podía imaginar, narró su propia crónica de una muerte anunciada.

Para quienes hayan leído a Gabriel García Márquez, más allá de la novela que le condujo al Nobel de Literatura, aunque su narración anticipe el final, el trayecto hacia el mismo es el elemento capital. Y Fandiño, que leía al maestro colombiano, lo sabía: “Seguramente, si estáis leyendo esto, todo habrá acabado”. Durante dos años, la misiva viajó en su maleta, en silencio, esperando el doloroso trance final, que tendría lugar en Francia como el de Machado.

“Probablemente, el precio que me ha tocado pagar es demasiado duro, pero mi alma está tranquila”. La serenidad que el torero muestra en la carta, que ahora ha dado a conocer su familia muestra, cómo la dimensión del artista va más allá de lo que sucede en la arena. Durante dos años la misiva viajó con él, el anuncio de su adiós, el relato de su verdad que también viajó por Córdoba. La dimensión total del hombre que afronta la muerte como paso esencial de su vida.


banner_cabildo_980x980

×

unnamed

×

pag-los-reyes-y-la-voz

×

banner

×

la-voz-de-cordoba-300-x-600

×

×

×

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Con Voz propia
Facebook
Twitter
Vimeo
×
X